El vibrador para concreto es esencial en las construcciones, porque comprobará la resistencia de la mezcla de cemento y si se tiene la consistencia adecuada para adherirse al acero.

¿Cómo se hace?

Se somete al concreto fresco a vibraciones inmediatamente después de ser vertido, mediante vibradores que funcionan con presión de aire comprimido o electricidad.

Con tal procedimiento la mezcla de concreto podrá adquirir una consistencia más fluida y licuada, esto permitirá cubrir los espacios de manera homogénea, con lo cual se podrá adherir al acero más fácilmente.

El vibrador para concreto logra que las burbujas de aire asciendan dentro de la masa del concreto fresco y de esta manera puedan salir al exterior, eliminándose con el ambiente y logrando homogeneidad.

Hay varios tipos de vibración, veamos un par:

Vibración interna: se aplica directamente al concreto la acción de vibración, donde se inserta un vástago vibratorio en el interior de la masa. Los vibradores de inmersión o aguja son los más comunes para consolidar concreto en losas, vigas, columnas y muros.

Vibración externa: se usa en obras de construcción para consolidar la cara del cemento de hormigón recién vertido y compactar la superficie de hormigón prefabricado.

Artículo realizado con información del sitio http://alfo.com.mx/